Escucha el mundo que te rodea y lo comprenderás.

Una de las herramientas más poderosas que podemos utilizar para comprender el mundo que nos rodea es escuchar. Sin embargo en la sociedad actual es algo que cada día se hace menos.

Escuchar no es sinónimo de oír.

Escuchar no es sinónimo de oír, escuchar significa poner atención consciente a lo que oímos. Consiste en abrir además del canal de audición, la mente y el corazón.

Vivimos en una sociedad que está cada vez más llena de ruido y distracciones. Esto nos lleva en muchas ocasiones a vivir desconectados de nosotros mismos y también de los demás.

En la sociedad actual vemos como normal muchas de estas situaciones:

  • Tener conversaciones con amigos mientras ojeamos nuestras redes sociales.
  • Pasar la tarde en pareja viendo absortos capítulos de una serie de televisión.
  • Encontrar a un vecino o vecina y comenzar a hablarle de nuestra vida, sin prestar ningún interés a lo que esta persona nos quiera comunicar o expresar.
  • Acudir a formaciones o ponencias con la mente totalmente cerrada a nuevas ideas.
  • Conversar con personas o leer informaciones simplemente para que validen nuestra opinión.
  • Dar unos segundos de cortesía a nuestro interlocutor para en cuanto sea posible “meter baza” y poder contarle nuestra historia.
  • Sentir nuestros cuerpos exhaustos y aún forzarlos un poco más.
  • Continuar por un camino aunque nuestra intuición nos diga que quizás no sea el correcto.
  • Liderar negocios sin escuchar a nuestros empleados y a nuestros clientes.
  • Intentar educar a los niños sin permitirles expresar su opinión.
  • Observa campañas de sensibilización que nos alertan de un dañando irreversible a la naturaleza y seguir consumiendo igual.
  • Etcétera.

Como sociedad no escuchamos el mundo que nos rodea, y así nos va…

La importancia de saber escuchar.

Dime la verdad ¿Cuándo fue la última vez que escuchaste a alguien y le prestaste toda tu atención? ¿Cuándo fue la última vez que te escuchastes a ti mismo?.

Es necesario escuchar con plena atención para poder entender la realidad que nos rodea, para poder comprender a los demás y sobre todo para poder conocernos a nosotros mismos.

Escucha, escucha mucho, nunca estará de más escuchar.

  • Escucha a tu cuerpo.
  • Escucha tus sentimientos.
  • Escucha la naturaleza.
  • Escucha a tu pareja.
  • Escucha a tu familia.
  • Escucha a tus amigos.
  • Escucha a la persona con la cual estás conversando.
  • Escucha a tus empleados y a tus clientes.
  • Escucha nuevas ideas. Escucha ideas diferentes a las tuyas.

Escucha el mundo que te rodea y así lo comprenderás.

Desde la tradición oriental hasta la psicología moderna coinciden en que escuchar es el primer paso hacia la comprensión de la realidad.

Por ejemplo en el budismo, las figuras del maestro Budha (el iluminado) se representan con unos grandes lóbulos de las orejas. Esto quiere simbolizar la necesidad de ser capaces de escuchar con atención plena el mundo que nos rodea, para así poder comprenderlo.

En las disciplinas como el trabajo social, la psicoterapia o la resolución de conflictos se utiliza la técnica de la escucha activa, una estrategia de comunicación efectiva basada en la escucha, la empatía y la verdadera atención a la persona.

Aprender a escuchar de forma genuina.

Si te apetece desarrollar la habilidad de escuchar con atención y poder experimentar los beneficios de una mayor comprensión del mundo que te rodea, he creado este sencillo ejercicio para ti.

Estamos tan acostumbrados a simplemente oír, que para poder escuchar debemos de hacer un esfuerzo consciente por prestar atención e interés. Por eso te propongo que durante una semana cada vez que te encuentres en una conversación, en una ponencia, ante nueva información, etc. recuerdes que tienes la oportunidad de simplemente escuchar.

En el momento que seas consciente de que tienes ante ti a una persona con interés en compartir alguna información contigo repite mentalmente:

 “En este momento te presto toda mi atención”, y comienza a escuchar con toda tu atención e interés.

La finalidad de esta frase o mantra es servirnos de anclaje para comenzar a escuchar de forma genuina. Como es obvio a mayor entrega en este ejercicio, mayor comprensión de la situación y la realidad.

Comenzar a escuchar de forma genuina y auténtica es una práctica muy reveladora, que puede impactar de forma muy positiva en nuestra vida, transformando nuestra forma de comprender el mundo y de relacionarnos con él.

Te animo a que pongas en práctica el arte de saber escuchar y notes la diferencia que puede hacer en tu vida.

Por último, muchas gracias por escucharme.


Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo con tus seres queridos o en las redes sociales.

Si te apetece conocer la experiencia de Ángela con el ejercicio del anterior post, puedes leerla en este artículo.

Un abrazo y hasta pronto.

Facebooktwitterpinterestlinkedintumblrmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *