El cambio y la transformación son para valientes

¿Cuántas personas en el mundo desearían dejar atrás hábitos dañinos?

¿No has escuchado alguna vez a alguien quejarse por más de un año de una situación y no hacer nada para modificarla o salir de ella?

¿Cuántas personas insatisfechas con sus vidas siguen viviendo día a día de la misma manera?

Atreverse a cambiar es para valientes.

El cambio y la transformación generan incertidumbre, nos sacan de nuestra zona de confort, nos obligan a evolucionar, a estirar nuestras habilidades y ponen a prueba nuestra confianza.

Durante un proceso de cambio o transformación dejamos atrás lo conocido y esto hace que nos asalten las dudas y los miedos.

La función del miedo es velar por nuestra supervivencia, por ejemplo, nos alerta del peligro de cruzar por un puente que está apunto de derrumbarse, y esa prudencia nos salvará la vida.

Sin embargo un exceso de miedo es dañino, nos impide actuar, incluso nos paraliza. Además la mayoría de los miedos que nos impiden crecer y evolucionar son del tipo: “el miedo al qué dirán”, ” el miedo a hablar en público” , ” el miedo a quedarse solo”, etc. que en ningún caso ponen en peligro nuestra integridad física o supervivencia.

Un hermoso verso del tao nos dice:

” Si quieres renacer, acepta primero morir”

Lao Tsé, Tao Te Ching.

Esta frase acompañó mi mayor proceso de transformación y se convirtió en un mantra para mí.

Para cambiar y transformarnos necesitamos dejar atrás viejas creencias o paradigmas, ciertos hábitos arraigados en nuestras vidas, formas de pensar o de actuar que ya no nos benefician, etc. Debemos permitir que parte de nuestro antiguo “yo” muera, limpiar todo lo viejo que ya no necesitamos y construir algo nuevo.

Un cambio o una transformación siempre lleva consigo un cambio de creencias o paradigma.

Como decía Einstein: “Un problema no puede ser resuelto desde el mismo nivel de pensamiento en el que se creó”.

Nuestra forma de ver el mundo y nuestras creencias acerca de la realidad condicionan en gran medida la vida que tenemos en este momento. Por ello, para aventurarnos a un proceso de cambio o de transformación es imprescindible mantener una mente y actitud abierta.

La sociedad actual nos ha convencido de que debemos buscar la seguridad en nuestra vida, pero no hay nada menos seguro que la propia vida.

La vida es en esencia cambio, todo ser vivo en este planeta muta y evoluciona, y solo deja de hacerlo el día de su muerte.

Los cambios son difíciles pero necesarios, lo fácil es mantenerse en la misma situación, en la comodidad de la conocido. Se necesita una gran determinación para atreverse a dar el paso de cambiar y transformarnos.

Ser valiente es una decisión.

Ser valiente no significa no tener miedo o no sentir inseguridad, consiste en continuar caminando con determinación a pesar del miedo y la incertidumbre, con el objetivo claro en la mente y en el corazón. Y seguir avanzando sin detenernos pese a las dificultades y a las sensaciones incómodas que podemos sentir a lo largo del camino.

¿Y tú? ¿Hay algo que te gustaría cambiar? ¿Estás dispuesto a dar el primer paso y salir de tu zona de confort? ¿Tienes la valentía de enfrentarte a tu proceso de cambio y transformación?

Recuerda que aquí tienes un espacio con ideas, herramientas e información para el cambio y la transformación, eso sí, sólo apto para valientes.

Facebooktwitterpinterestlinkedintumblrmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *