Descubre que estás haciendo mal en tu proceso de cambio o transformación

Quizás leas el blog cada semana, quizás te gusten los artículos que escribo y puede que incluso estés de acuerdo con muchas de las ideas que comparto. Reflexionas acerca de ellas cuando las lees y sin embargo no notas que nada esté cambiando en tu vida. Es algo bastante frecuente y tiene un sencilla explicación, si quieres conocerla quédate conmigo hasta el final.

Todo cambio necesita intención pero sobre todo acción.

El otro día hablando con una amiga acerca de una circunstancia que quería o necesitaba resolver, me preguntó mi opinión y la forma en la que yo la abordaría. Como respuesta le plantee algunas herramientas e ideas que yo usaría para gestionar la situación de un modo más positivo, eficaz y satisfactorio.

En un momento de la conversación ella me dijo: «Si yo la teoría me la sé Laura, podría sacar incluso un 10 en un examen, lo difícil es ponerla en práctica». Seguidamente le pregunté ¿Has hecho algún ejercicio o puesto en marcha alguna herramienta del estilo de las que comparto en el blog? Ya sean las que comparto u otras que conozcas. Ella me contestó que no, y honestamente yo ya intuía la respuesta antes de hacer la pregunta. Es algo que veo en muchas personas y todo se resume a esto.

Puedes leer todo lo que caiga en tus manos sobre el cambio y la transformación, los mejores libros, las ideas más inspiradoras, las herramientas más potentes, pero si no las pones en práctica no sirven de mucha utilidad.

Las ideas, por si solas, no pueden cambiar una situación.

Las ideas pueden ser profundas, testadas e inspiradoras pero si no se ponen en práctica son inservibles.

Vamos a ver unos ejemplos cotidianos para ilustrar esta idea:

  • Pienso que tengo que cuidar mi salud, mientras fumo un cigarro acostado en el sofá.
  • Siento mucha ansiedad, se que podría realizar una práctica que me facilitara relajarme, pues he leído que un ejercicio de meditación o un paseo por la naturaleza podrían ayudarme. Pero me siento mal y no tengo ganas de nada, mejor me quedo en el sofá a ver si la ansiedad se va por sí sola.
  • Tengo varios proyectos, ideas y sueños por concretar. Los pienso e imagino con todo detalle durante años, pero no hago nada para que se hagan realidad. Algún día cuando tenga más tiempo, más dinero, más tranquilidad… más de todo, los realizaré. Pero ese día ideal no llega y quizás nunca llegue.
  • Estoy sin trabajo y me gustaría crear un micro emprendimiento. Como no tengo ingresos estables me digo a mi mismo que no puedo perder el tiempo con sueños e ideas innovadoras, pero también me siento desmotivado con el clima laboral y no busco trabajo activamente. Al final ni busco trabajo ni creo el emprendimiento.
  • Pienso en que me desagrada profundamente la situación actual en el mundo a todos los niveles. Reflexiono sobre todos lo cambios que se deberían hacer a nivel global. Mientras sigo manteniendo los mismos hábitos de vida, de compras, de ocio y entretenimiento, etc. Que contribuyen a perpetuar el sistema con el que estoy tan desencantado.
  • Quiero aprobar un examen para el que he decidido estudiar. Cuando voy a ponerme con el estudio, pienso que es mucha materia y que requerirá mucho esfuerzo. Siento pereza y me digo que mejor empiezo mañana cuando esté más motivada. Mañana muy probablemente tenga la misma motivación que hoy.

El cambio y la transformación requieren de experiencias nuevas.

No podemos pretender gestar un verdadero cambio sólo a nivel mental o intelectual. Una transformación real requiere de ser llevada a la práctica, necesita experiencias nuevas, situaciones diferentes, oportunidades para aplicar los conocimientos adquiridos, desarrollar nuestras habilidades, y salir (aunque sea un poco) de nuestra zona de confort y seguridad.

Foto con frase de Albert Einstein " El aprendizaje es experiencia todo los demás es transformación"
«El aprendizaje es experiencia todo lo demás es información» Albert Einstein.

La experiencia es esencial para integrar los nuevos conocimientos. Nos ayuda a comprobar que hemos comprendido y asimilado las nuevas ideas, y a verificar si estas son correctas o no.

Las nuevas experiencias modifican nuestras creencias.

Como ya sabemos las personas no vemos la vida como verdaderamente es, si no que la vemos a través del filtro de nuestras creencias.

Una excelente forma de modificar nuestra visión de la vida es a través de nuevas vivencias. Tenemos la opción de propiciar nuevas experiencias por ejemplo viajando a un lugar con una cultura diferente o realizando una nueva actividad de ocio. Sin embargo estas también nos pueden sobrevenir, como una muy mala situación económica a nivel global o una enfermedad grave. En ambos casos las vivencias experimentadas modificarán nuestras creencias, pues toda nueva acción o experiencia incide de algún modo en nuestras ideas acerca de la realidad. ¿De qué modo prefieres modificar tus creencias?

En la mayoría de los artículos que escribo incluyo un ejercicio, herramienta, propuesta poco convencional, práctica sencilla o reto. La razón por la cual hago esto es porque son una forma sencilla de llevar las ideas a la práctica. Un modo fácil, pero eficaz de interiorizar las ideas de las que hablamos.

Mi intención al crear y compartir estas prácticas es que te atrevas a experimentar, pero sin alejarte mucho de tu zona confort. Y de un modo sencillo puedas ir gestando un pequeño cambio, que una vez puesto en marcha, con la inercia de cada nuevo ejercicio, de cada nueva experiencia, ocasionará de una forma inevitable un cambio y transformación del que sólo podrás ser consciente con el paso del tiempo. Por esta razón también te invito a menudo a que lleves una libreta de evolución personal para que puedas ver y comprender mejor tu evolución.

Si formas parte de esta familia de valientes motivados con el cambio y la transformación y has comenzado a realizar alguna práctica o ejercicio, e incluso llevas el registro de tu proceso en tu libreta de evolución personal, ¡Enhorabuena! has comenzado tu proceso de cambio y transformación. Te aseguro que más lento o más rápido, más visible o menos, has iniciado un camino del que no hay vuelta atrás.

Si aún no has dado el primer paso, te invito a que pruebes, valides o desestimes, pero sobre todo experimentes las ideas que comparto en este espacio.

Lo más importante en tu proceso de cambio y transformación es que pases a la acción.

Si cuando inicié mi proceso de cambio y transformación, solo hubiese leído ideas inspiradoras y no las hubiese llevado a la práctica, hoy no estaría aquí escribiendo para ti estas palabras. Posiblemente seguiría con el mismo estilo de vida, las mismas ideas y los mismos resultados que tenía hace 8 años. Y la verdad prefiero mi situación actual.

Por eso te animo a que tomes acción en tu proceso de cambio y transformación. Pues lo que generará un cambio real en tu vida.

Puedes empezar con algunas sencillas experiencias como:

O puedes decir sí a experiencias nuevas que se planteen en tu entorno, que hayas leído en algún libro, que alguien te haya recomendado o cualquier otra actividad. Lo más importante es que te atrevas a experimentar.

Todas las ideas que te comparto en este espacio las he verificado por mi misma. Sin embargo también he llevado a la práctica muchas otras que no me han servido de ninguna utilidad. Y que en mi opinión están total o parcialmente erradas, no son beneficiosas o simplemente son una pérdida de tiempo, pero si nunca las hubiese llevado a la práctica nunca lo habría sabido.

Quizás uno de los requisitos más importantes para el cambio y la transformación e incluso para el aprendizaje es la humildad. Entendiendo que para crecer y evolucionar es necesario tener curiosidad por conocer y experimentar, comprendiendo que no lo sabemos todo.

En mi opinión para abrirnos a ideas nuevas es esencial una dosis justa de humildad, curiosidad, energía investigadora y pensamiento crítico. Pues tan negativo es creerse cualquier idea como un dogma sin antes verificarla, cómo desestimar una idea como errónea sin experimentarla.

Por todo ello, si estás comprometido con tu proceso de cambio y transformación, si quieres una vida más plena, más integra, más coherente, más satisfactoria, con mejores resultados y por ende más feliz, te animo a que te atrevas a experimentar.

Sal de tu zona de confort, pon en práctica algún ejercicio, herramienta o actividad. Y si nada se remueve en ti, no obtienes mayor claridad al respecto de algún asunto o no te resulta beneficiosa, entonces podrás decir que no es válida para ti. Pero si no lo experimentas, nunca lo sabrás.

También te diría que des al menos la oportunidad a dos o tres prácticas diferentes, porque no todas las herramientas e ideas son válidas para todo el mundo, o mejor dicho, para todos los momentos vitales.

Y a los que dicen , yo esto no lo hago por que es una chorrada o una pérdida de tiempo, sin ni siquiera atreverse a verificar si lo es o no, les diría que no hay actitud más ignorante que creer que ya lo sabemos todo.

Investiga, experimenta, prueba, verifica, desestima, reflexiona, evalúa, observa, atrévete, transfórmate, desarrollate, conócete y expresa lo que hay en tu interior. Da el primer paso hacia tu proceso de cambio y transformación.

Y recuerda «sin acción no hay cambio ni transformación». Pero si ni siquiera lo intentas nunca lo sabrás.

Facebooktwitterpinterestlinkedintumblrmail

Facebookinstagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *