¿Te consideras una persona agradecida?. Los aspectos positivos de la gratitud

¿Te consideras una persona agradecida? ¿Sueles expresar tu agradecimiento? ¿Te sientes agradecido con tu vida?

Dar las gracias no cuesta nada y sin embargo es un hábito muy positivo.

En mi opinión, todos tenemos en nuestras vidas millones de cosas por las que sentirnos agradecidos cada día, sin embargo en muchas ocasiones se nos olvida.

Nos olvidamos de la gratitud ante la vida cuando: nos quejamos constantemente, cuando no valoramos todo lo que nuestros seres queridos hacen por nosotros de forma desinteresada, cuando creamos problemas enormes por cosas insignificantes como suspender un examen o que se estropee la lavadora, cuando somos incapaces de hacer un pequeño favor a otra personas, cuando pedimos a la vida más y más recursos sin valorar lo que ya tenemos, etc.

El dicho » No se valora lo que se tiene hasta que se pierde» es una gran verdad.

En muchas ocasiones no nos damos cuenta de ello hasta que perdemos a un ser querido o somos diagnosticados con una grave enfermedad. Es en esos momentos duros y dolorosos cuando nos hacemos conscientes de lo efímero y volátil de esta vida, y del regalo que supone poder disfrutarla.

El problema es que habitualmente damos por sentado todo lo que tenemos en nuestras vidas, los privilegios de los que podemos disfrutar como:

  • Tener unos padres sanos.
  • Ver a nuestros hijos crecer felices.
  • Conservar unos abuelos capaces de reconocernos.
  • Gozar de buena salud.
  • Disfrutar de una pareja feliz.

Quien tiene en su vida alguna de estas cosas no sabe lo afortunado que es en realidad.

Algún día te despertarás y las personas más importantes de tu vida, ya no estarán ahí. Algún día será la última vez que puedas contemplar una puesta de sol, disfrutar de un paseo por el campo o degustar una sabrosa comida. No sé si será mañana, en una semana o en 20 años, pero ocurrirá.

Ser consciente de que todo en la vida puede cambiar de la noche a la mañana, nos hace ver la importancia de ser agradecidos con todo lo que podemos disfrutar en este momento.

Vivir un día más de vida, disfrutar de nuestros seres queridos veinticuatro horas más, tener agua corriente y luz en nuestro hogar, son cosas por las que sentirse tremendamente agradecido.

El agradecimiento no solo nos hace llevar una vida más consciente y más plena, sino que se ha demostrado que el cultivo de la gratitud tiene múltiples aspectos positivos para nuestro bienestar.

La gratitud como fortaleza y virtud.

La gratitud es un tema central en las religiones más importantes del mundo y ha sido tratada ampliamente por filósofos de todos los tiempos, siendo considerada como una gran virtud.

La gratitud no es solo la más grande de las virtudes sino que engendra todas las demás.  

Cicerón

Martin Seligman padre de la psicología positiva considera la gratitud como una de las fortalezas personales más importante. Sin embargo, estudio de la gratitud en psicología no comenzó hasta finales de los años noventa.

En uno de los primeros experimentos el profesor Seligman pidió a sus estudiantes de la Universidad de Pensilvania que pensaran en una persona con la que se sintieran muy agradecidos y a la cual nunca se lo hubiesen expresado. Les invitó a escribir una carta donde poder decirles todo lo que sentían. Después organizó una fiesta a la que llamó “ La noche de la gratitud”. A esta fiesta asistieron los estudiantes y las personas a las que les escribieron las cartas (estas últimas sin saber cuál era el motivo real de la fiesta). Durante la noche los participantes leyeron sus cartas de agradecimiento en voz alta, a esas personas mientras todo el mundo les escuchaba.

En palabras del propio Seligman fue una noche muy especial y emotiva, en ella se pudo comprobar lo poderosa que es la emoción de la gratitud. El experimento no fue un estudio científico y sistematizado, no obstante al finalizar se puedo observar a partir de los testimonios de los participantes unos interesantes resultados. Las personas que recibían el agradecimiento se sintieron muy felices, sin embargo las personas que habían ofrecido el agradecimiento se sentían aún mejor y este estado de felicidad les duraba en muchos casos más tiempo, incluso un mes.

En un estudio científico posterior realizado por los psicólogos Robert Emmons y Mike McCullough los participantes debían llevar un diario semanal.

Se eligieron tres grupos al azar y se les encomendaron tres tareas diferentes:

  • El primer grupo debía describir cada noche cosas por las que se sentía agradecido.
  • El segundo grupo debía escribir todo lo que le molestaba o fastidiaba.
  • El tercer grupo debía expresar acontecimientos y experiencias neutras.

Los participantes llevaron su diario por diez semanas. Al finalizar el experimento se pudo comprobar que los participantes que habían llevado un cuaderno de gratitud se sentían un 25% por ciento mejor que los demás grupos, tenían menos problemas de salud y rendían más en el trabajo. Actualmente tras investigaciones posteriores, se ha podido determinar que llevar un diario de gratitud es una de las actividades más efectivas para experimentar todos los aspectos positivos del agradecimiento.

En un trabajo posterior de Robert Emmons, se pudo observar que los participantes que completaron los ejercicios de gratitud cada día ofrecieron a otras personas más apoyo emocional.

Beneficios de la gratitud estudiados científicamente:

  • Reduce los síntomas de ansiedad y depresión.
  • Mejora las relaciones sociales.
  • Aumenta nuestro compromiso y solidaridad.
  • Favorece el buen funcionamiento del corazón y una adecuada presión sanguínea.
  • Reduce los sentimientos hostiles.
  • Mejora nuestra salud física y mental.
  • Nos ayuda a rendir mejor.
  • Aumenta nuestra tolerancia al estrés.
  • Mejora la capacidad de resolver problemas.
  • Contribuye a un mayor bienestar.
  • Aumenta nuestra resiliencia.
  • Ayuda a tener una actitud más positiva.

Se ha observado que existe una fuerte relación entre la gratitud, el entusiasmo, la esperanza, el amor y la curiosidad. Y se ha podido relacionar que las personas agradecidas experimentan menos sentimientos negativos como el resentimiento o la envidia.

Ideas y herramientas para cultivar la gratitud:

  • Escribir cada noche un diario de gratitud en el que anotes al menos 3 cosas de tu día por las que te sientas agradecido, cosas sencillas y comunes, como dar un paseo por la naturaleza o recibir un abrazo.
  • Agradecer cada mañana al despertarte el regalo de poder vivir un día más de vida.
  • Adquirir el hábito de dar siempre las gracias, aún por cosas comunes como un pequeño favor o que te pasen la sal.
  • Realizar una lista donde escribir todas las cosas por las que te sientes agradecido en tu vida y ponerla en un sitio donde puedas leerla cada día.
  • Redactar una carta de al menos 300 palabras, a una persona por la que tengas un gran agradecimiento donde le expreses todo lo que sientes y nunca le has dicho.

Experimentar la gratitud en nuestro día a día, ser capaces de comprender lo afortunados que somos en realidad y expresar agradecimiento por cada pequeño gesto que recibimos, nos conduce irremediablemente a una vida llena de amor y bienestar.

Antes de concluir este artículo quiero decirte:

GRACIAS

Gracias por tu tiempo y por tu atención, gracias por acompañarme en este espacio cada domingo, gracias por cada palabra y por cada gesto de apoyo, me siento muy agradecida.

Cuéntame, ¿Por qué cosas te sientes profundamente agradecido?

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *