Sé el cambio que quieres ver en el mundo

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo”

Mahatma Gandhi

¿ Estás de acuerdo con esta frase de Gandhi? ¿Qué opinión tienes sobre la situación actual del mundo y la humanidad? ¿Te gustaría que fuese diferente?

Algunas  personas creen que todo lo que existe a su alrededor debe cambiar, todo menos ellos mismos. Ven la violencia, la pobreza, la injusticia y todos los males del mundo, como algo ajeno a ellos. Enjuician todo a su alrededor, hablan sobre lo que debería ser según su opinión, de los cambios que habría que hacer en el mundo, culpan a las élites, a los políticos, a las personas de otros países, al jefe, a los funcionarios, y a quien haga falta, sin embargo jamás ven su parte de responsabilidad en la situación del planeta.

El mundo está conformado por las decisiones y acciones de miles de personas, influenciadas por las culturas predominantes del momento.

El estado actual del planeta y de la humanidad se debe a las creencias y las acciones que millones de personas tienen y llevan a cabo día a día. Quiero recordarte que entre todas ellas también estás tú.

El error está en ver los hechos o las causas de una situación determinada, como algo ajeno a nosotros y en lo que no podemos incidir. Esta actitud pasiva y victimista no hace ningún favor a la humanidad y además nos desempodera.

¿Cómo puede reinar la paz en un mundo de personas en guerra consigo mismo o con su entorno?

¿Como puede imperar la justicia,  cuando personas buscan su propio beneficio o el de sus familiares y amigos, en detrimento de la justicia?

¿Como se puede juzgar y decir «todos los políticos son unos ladrones» y después robar material en el puesto de trabajo?

De lo macro a lo micro, el mundo es un reflejo de las personas que habitan en él.

Tu vida también es un reflejo del mundo, no lo olvides.

¿ Entonces qué podemos hacer para contribuir al mejoramiento del mundo?

Vivir, ser, hacer y compartir en sintonía con lo que nos gustaría ver en él. Y no subestimar jamás la importancia de cada una de nuestras pequeñas acciones cotidianas como por ejemplo:

  • El trato que ofrecemos a nuestra familia y amigos.
  • La actitud en el trabajo, al igual que el grado de valor que ofrecemos al mundo a través de él.
  • Las decisiones de compra con las que estamos manteniendo y reforzando una empresa o un modelo de negocio, que puede o no ser coherente con nuestros valores.
  • Las acciones que llevamos a cabo, beneficiosas o perjudiciales para el medio ambiente.
  • Las conversaciones que tenemos, que pueden ser tóxicas o enriquecedoras para nuestro interlocutor.
  • Las causas que apoyamos y las que ignoramos.
  • Las acciones que realizamos de forma interesada o altruistas.
  • etcétera.

Son estas pequeñas acciones las que van creando un cambio de paradigma en el mundo.

«Nunca dudes que un grupo pequeño de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. De hecho, son los únicos que lo han logrado».

Margaret Mead

La coherencia entre lo que pensamos, hacemos y decimos además de contribuir a un mundo mejor, nos proporcionará felicidad y nos ayudará a sentirnos mejor con nosotros mismos y con nuestras vidas.

Por ello, quiero animarte a que seas la viva imagen del cambio que te gustaría ver en el mundo. Que cada actividad que emprendas o cada palabras que digas se encuentre en consonancia con tus ideas y tus valores. Y que tus acciones sean un ejemplo para las personas que te rodean, pues no existe otra forma de impactar en la sociedad más que con nuestros actos y nuestra influencia.

No lo olvides, tu vida y tus acciones importan, y mucho.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *